APDDA insta a que España frene el comercio de marfil para proteger a los Elefantes Africanos, en la Reunión del CITES de Bangkok

[Comunicado]  28/02/2013

La ‘Asociación Parlamentaria en Defensa de los Animales’ también propone que se defienda la prohibición de comercio internacional de Rinoceronte Blanco y Oso Polar
 
La APDDA, ‘Asociación Parlamentaria en Defensa de los Animales’, se ha dirigido por escrito al Secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, para que apoye las propuestas para la protección del Elefante Africano, el Rinoceronte Blanco y el Oso Polar, en la 16º reunión de la Conferencia de las Partes (CoP) del Convenio Internacional sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), que tendrá lugar del 3 al 14 de marzo, en Bangkok.

En la carta remitida a García-Legaz, y que aporta argumentación técnico-científica y jurídica de abogados, científicos y conservacionistas, APDDA se ha centrado en las propuestas que afectan a las tres especies citadas, teniendo en cuenta la gravedad de su situación, debido al comercio internacional. Esta asociación considera que su situación se podría reconducir a tiempo, con voluntad de las partes, entre ellas la del Estado español, con su voto.

Chesús Yuste, diputado y Coordinador de APDDA, ha recordado que el comercio ilegal de marfil alcanzó un máximo histórico en 2011, y que ello puede significar la extinción de los elefantes en dos décadas. Por este motivo, ha instado a que España no permita que todas las poblaciones del Apéndice II (también a las hipotéticas futuras) acaben con el mismo trato que las poblaciones que pueden ser objeto de caza para comerciar con su marfil legalmente, como Botswana, Sudáfrica, Namibia y Zimbabwe. Por otro lado, esta asociación ha advertido que no deben aprobarse más propuestas de comercio para Apéndice II, antes de que se haya implementado completamente el Plan de Acción de Elefante Africano, que se adoptó por todos los 37 Estados del área de distribución de elefante africano en 2010, apoyado por el Fondo para el Elefante Africano, establecido en 2011. 

En todo caso, APDDA ha considerado que, al margen de la propuesta presentada, este tipo de comercio internacional debería prohibirse “de forma tajante, sin excepción”, y ha defendido que debería reestablecerse la prohibición estricta de 1989, sobre todas las poblaciones de elefantes africanos, situando a todas ellas en el Apéndice I.

Por otro lado, la asociación ha denunciado que CITES ha fracaso en el intento de limitar el comercio ilícito del marfil en el mundo y que el sistema de comercio legal de marfil que aprobó es erróneo e impulsa a la caza furtiva. “El comercio legal de marfil no contribuye a la conservación a largo plazo de los elefantes, por lo que debería ser suspendido”, ha asegurado Yuste.

APDDA, además, ha instado a defender la propuesta de USA para prohibir el comercio internacional de Oso Polar, afectado por la demanda del mercado de pieles, que se ha incrementado dramáticamente. También  propone que se prohíba el comercio internacional del Rinoceronte Blanco, destinado a trofeos de caza, tal como plantea Kenya.

APDDA