APDDA declara de nuevo su oposición a considerar la tortura una manifestación cultural

[Comunicado]  18/05/2015

Yuste: “el maltrato animal en pleno siglo XXI no puede ser considerado, bajo ningún concepto, como Patrimonio Cultural”

Ante la aprobación definitiva de la ley que incluye las corridas de toros como patrimonio cultural inmaterial de la Humanidad, la ‘Asociación Parlamentaria en Defensa de los Animales’ (APDDA), declara de nuevo su oposición a considerar la violencia y tortura a los animales siquiera como manifestación cultural, tal como ya hizo con motivo de la tramitación de la ILP pro-taurina en el año 2013.

Chesús Yuste, portavoz de APDDA, ante las palabras del portavoz de cultura del Grupo Popular, Juan de Dios Ruano, quien ha manifestado que la tauromaquia “demuestra el amor por la cultura española”, ha replicado que “lo que seguro que no demuestra es el amor y respeto hacia los animales”.

Yuste insiste que una sociedad moderna debe promover valores como el respeto hacia otros seres vivos y que, por tanto, “el maltrato animal en pleno siglo XXI no puede ser considerado, bajo ningún concepto, como Patrimonio Cultural”. Para APDDA, el camino – de avance – a seguir pasa por prohibir todas las ayudas y subvenciones públicas a las corridas de toros y a su difusión y publicidad, así como excluir a los criadores de toros de las ayudas de la Política Agraria Común y otros programas de asistencia de la Unión Europea.

También considera importante la protección de los menores ante este espectáculo violento, dejando de emitir corridas de toros en los medios de comunicación dentro del horario infantil, y prohibiendo la entrada de menores en las plazas de toros. Cabe destacar que la violencia de estos espectáculos "puede perjudicar seriamente su desarrollo físico, psíquico, mental y moral" por "la violencia gratuita que de ellas se desprende y por el proselitismo intrínseco del maltrato animal", asegura Yuste, haciéndose eco de la recomendación del Comité de los Derechos del Niño de la ONU en relación con la tauromaquia.

APDDA