El diputado Juantxo L. Uralde, de APDDA, presenta una Proposición No de Ley para proteger al Lobo Ibérico

 [Comunicado] 04/04/2016

El diputado Juan Antonio López de Uralde, diputado de la ‘Asociación Parlamentaria en Defensa de los Animales’ (APDDA), ha impulsado una Proposición No de Ley para proteger al Lobo Ibérico en toda España y que ha sido presentada esta mañana en rueda de prensa, en el Congreso de los Diputados.

Dicha iniciativa, destinada a la Comisión de Agricultura, Medio Ambiente y Alimentación de la Cámara Baja, insta al Gobierno a declarar al Lobo Ibérico “especie de interés especial, al Norte del Duero, a través de la incorporación de las poblaciones de la especie de todas las Comunidades Autónomas al Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial, desarrollado por el RD 139/2011, por motivos ecológicos, científicos, sociales, culturales y éticos”, a obligar “a las Comunidades Autónomas involucradas a desarrollar los correspondientes planes de recuperación de la especie, así como a garantizar el buen estado de conservación de sus poblaciones y la conectividad poblacional con las del norte de la Península” y a crear un “régimen específico de sanciones al furtivismo de la especie”.

En la motivación de la iniciativa, se reconoce que “la predación sobre ganado es uno de los factores importantes de la difícil relación entre humanos y grandes carnívoros, y en concreto del lobo, que ha llevado a esa regresión generalizada de sus poblaciones”, pero recuerda que los lobos “pueden regular las poblaciones de ungulados como el corzo y el jabalí, cuyo exceso actual también genera daños importantes”, y lamenta que “estos efectos indirectos rara vez han sido tenidos en cuenta en la elaboración de políticas públicas”. Sin embargo, también tiene en cuenta “los problemas, las pérdidas, los daños y los perjuicios que sufre parte de la población del mundo rural, que no están siendo asumidos de forma suficientemente solidaria por el conjunto de la sociedad”. Ante ello, propone que “ha de ser toda la sociedad quien asuma el coste de su conservación y no sólo quien vive de la ganadería”, ya que el lobo es un beneficio de interés colectivo. Se señala que “aunque los daños generados por el lobo a la ganadería se compensan económicamente desde las administraciones ambientales, el complejo y heterogéneo sistema actual de indemnizaciones de cada Comunidad Autónoma parece ineficiente y no ha supuesto la reducción de tensiones sociales, al no potenciarse además las ayudas públicas para la adopción de medidas preventivas, que se han demostrado eficaces en muchos lugares de España y Europa”.

Uralde lamenta que el Lobo Ibérico no esté protegido en la mayor parte de su actual área de distribución y que incluso se permita su caza. También recuerda que “diferentes estudios económicos realizados en los últimos años, demuestran que el lobo vivo puede generar ingresos económicos en las zonas donde habita”, ya que, “en los últimos años, en algunos espacios naturales protegidos de Castilla y León, se está desarrollando un turismo de observación del lobo en su estado natural. Es una modalidad de turismo en alza en numerosos países, incluido el nuestro”.

APDDA