El Gobierno reconoce que son necesarios más datos para concluir que el diclofenaco no afecta a la población de buitres

[Comunicado] 16/11/2017


El Gobierno  admite que “es necesario disponer de más datos” para concluir que los fármacos con diclofenaco para uso veterinario no ponen en riesgo la población de buitres, en respuesta a la pregunta del senador Joan Comorera de la ‘Asociación Parlamentaria en Defensa de los Animales’ (APDDA).

Comorera advertía, en su pregunta registrada el pasado mes de septiembre, que diversas organizaciones no gubernamentales y ambientales europeas señalaban el riesgo del diclofenaco para los buitres, “uno de los grupos de aves más amenazados del planeta, con 16 de sus 23 especies en situación de riesgo grave”. Añadía que la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios había concluido que cada año podrían morir en torno a 6.000 ejemplares de buitres leonados en el país, como consecuencia del fármaco, lo que supondría un declive anual del 7%.

Sin embargo, el Gobierno asegura que el análisis de riesgo de 2014 del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA) concluía que “existe riesgo para los buitres, si bien éste es muy difícil de cuantificar”. En este sentido, “el escenario más plausible identificado preveía una mortandad de entre 15-39 ejemplares/año, aunque para evaluar este escenario se requeriría que en pocas horas se produjese la muerte de los animales tratados y que éstos quedasen accesibles a los buitres (lo que en conjunto es poco previsible)”. Concluye que “es poco probable la intoxicación de aves necrófagas por diclofenaco en España”, aunque reconoce que “es necesario disponer de más datos con el fin de poder refinar el análisis de riesgo” y que “es necesario un seguimiento continuo”.

Actualmente, según se informa, solo existen frases de precaución en prospectos de medicamentos con diclofenaco como “no administrar a animales susceptibles de entrar en la cadena alimentaria de la fauna salvaje” lejos de la retirada i prohibición del medicamento, tal como solicitaba el senador.

Comorera recordaba que,  en España, se encuentran el 80% de los buitres negros y leonados de Europa, además de otras especies amenazadas como el alimoche o el quebrantahuesos, que se alimentan de cadáveres de animales que puedan haber estado previamente tratados con dichos medicamentos.


 APDDA