Segunda etapa (2012-2019): Consolidación y primeros logros


3.1 Funcionamiento y transversalidad

En la X Legislatura (2011-2015) se produjo un salto adelante en la composición, el trabajo y la estructura de APDDA. Se impulsó un relanzamiento de la Asociación, a partir de la apertura a nuevos miembros. Se buscó ampliar la base de APDDA, tanto territorial como políticamente, y se ofreció a varios diputados y senadores de distintos grupos parlamentarios, que mostraban cierta sensibilidad hacia los animales, que se incorporaran a la Asociación. De esta forma se pasó de contar con solo tres fundadores - que habían resultado reelegidos - a superar la treintena de miembros y que representaban a casi todo el arco parlamentario, desde el Partido Popular hasta Esquerra Republicana de Catalunya, pasando por PSOE, Izquierda Unida o Partido Nacionalista Vasco. Asimismo, aunque se mantenía una relevante presencia catalana, se incorporaron parlamentarios de casi todas las comunidades autónomas. 

Este crecimiento motivó la creación de una pequeña estructura. Se creó la figura del coordinador y una Comisión Permanente de ocho personas, formada por representantes de los distintos partidos políticos. Tras la reunión que marca el arranque de la legislatura con las nuevas incorporaciones, en la que se planifica tanto el trabajo parlamentario como el calendario de actos públicos, la Permanente asume la toma de decisiones. 

Lo cierto es que se adoptan los acuerdos por unanimidad o por asentimiento. En la Permanente nos abstraemos de las diferencias políticas y solo tratamos sobre lo que nos une: el interés de los animales. En APDDA no discutimos sobre la política general ni competimos partidistamente; sabemos que aquí los animales son lo primero.
En esta etapa se ha contado con la indispensable colaboración de la abogada Anna Mulà, al frente de la Asesoría Jurídica, y de la periodista Anna Puig, que ejerce las labores de Secretaría y Comunicación.

El gran reto ha sido volver a crecer y relanzar la asociación, después de cada proceso electoral, incorporando nuevos parlamentarios y manteniendo el contacto de quienes no repiten en el cargo. Entre las sucesivas incorporaciones podemos destacar, por su trayectoria política, a Cristina Narbona, exministra de Medio Ambiente (y, posteriormente, presidenta federal del PSOE), Gabriel Rufián, portavoz de ERC, Juantxo López de Uralde, fundador del partido verde Equo, Alberto Garzón, coordinador general de IU (y, posteriormente, Ministro de Consumo en 2020), o Yolanda Díaz, diputada de En Marea (y, posteriormente, Ministra de Trabajo en 2020).

Durante las Legislaturas X, XI y XII, entre quienes han formado parte de la Permanente de APDDA han destacado, por su dedicación, los siguientes parlamentarios: Mario Bedera, Pilar Lucio y Gonzalo Palacín (PSOE), Leopoldo Barreda y Marta Torrado (PP), Jordi Guillot y Aina Vidal (ICV y En Comú Podem, respectivamente), Jorge Luis (Equo), Teresa Jordà, Ester Capella y Joan Capdevila (ERC), Joan Josep Nuet y Eva García Sempere (IU), Vanessa Angustia (En Marea), Josep Maldonado y Sergi Miquel (Convergència Democràtica y PDECat, respectivamente), Txema Guijarro (Podemos), Emilio Olabarría (PNV), Marta Sorlí (Compromís) o Chesús Yuste (CHA). A lo largo de estas tres legislaturas, la coordinación de APDDA recayó en Chesús Yuste, incluso cuando dejó de ser diputado.

 
3.2 El trabajo de APDDA hacia dentro y hacia fuera

A lo largo de estas últimas legislaturas, la APDDA se ha consolidado como referencia política de la causa animalista, gracias al trabajo público desarrollado, tanto en lo puramente institucional como mediante la convocatoria, en sede parlamentaria, de foros y jornadas abiertos al público sobre asuntos de lo más diverso. 

Nuestra actividad en el ámbito parlamentario ha cambiado. Ahora las ‘proposiciones no de ley’, mociones o enmiendas a otras iniciativas las canalizamos a través de varios grupos, conjuntamente. Como asociación no podemos presentar directamente las iniciativas. Debemos hacerlo a través de los grupos parlamentarios, por lo que siempre optamos por buscar la firma de más de uno, para garantizar así la imagen de independencia y pluralidad de APDDA. En esta etapa hemos promovido la presentación de varias ‘proposiciones no de ley’, de multitud de preguntas parlamentarias y de una batería de enmiendas a diversas iniciativas legislativas con las que hemos conseguido alcanzar algunos acuerdos relevantes y por unanimidad (reforma del Código Penal, ratificación del Convenio Europeo de Protección de Animales de Compañía, reforma del Código Civil…).

Por otra parte, la organización de actos públicos en el Congreso de los Diputados nos ha permitido generar un cauce de intercomunicación con gran número de organizaciones animalistas de toda España. Entre las actividades convocadas, desde 2012, podemos destacar:

a) Foros (actos de dos horas de duración) sobre cultura contra el maltrato animal, la tragedia de los galgos, ocho años del ‘Proyecto Gran Simio’, presentación del Manifiesto Felino, la empatía hacia los animales en el currículum educativo como alternativa al acoso escolar, la necesaria protección del lobo ibérico, los límites de la ganadería industrial…

b) Cinco Jornadas Parlamentarias (actos de cuatro horas o más) sobre la necesidad de una legislación estatal sobre animales de compañía, la violencia de especie y estrategias educativas, propuestas de protección animal de las ONG a los partidos en vísperas electorales, sobre el maltrato animal en la reforma del Código Penal y sobre la prohibición del uso de animales en los circos. 

c) Y sucesivas entregas de Premios: a la impulsora de las secciones de Derecho Animal en los colegios de abogados, Magda Oranich (presidenta de la sección en el Colegio de Barcelona), a la protectora de animales formada por niños ‘El Cuarto Hocico’, en la localidad zaragozana de Muel, a la Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia y el Maltrato Animal (AVATMA) y a la primera sección animalista en un medio de comunicación generalista en España, ‘El Caballo de Nietzsche’ de eldiario.es; y, en categoría internacional, a la primatóloga británica Jane Goodall y a la Oficina ERAH de Ecuador.


3.3 Algunos logros

Hemos hecho muchas cosas en esta década, pero el nuevo escenario creado en las últimas legislaturas parece especialmente propicio para alcanzar algunos de nuestros objetivos. La XII Legislatura de las Cortes Generales, con un gobierno en minoría y donde los grupos parlamentarios estaban obligados a alcanzar acuerdos, abrió grandes expectativas para avanzar en la legislación en favor de los derechos de los animales. La prueba de ello es que, durante el año 2017, se habló más de los derechos de los animales en el Parlamento español que en toda su historia. Y se alcanzaron acuerdos, incluso por unanimidad, relevantes, en los que APDDA participó activamente: se acordó por unanimidad emprender una inmediata reforma del Código Civil que reconociera a los animales como «seres vivos dotados de sensibilidad» para que dejen de ser considerados cosas (aunque lamentablemente la disolución anticipada de las Cortes impidió que se completara su tramitación); se ratificó el Convenio del Consejo de Europa de Protección de Animales de Compañía de 1987 por unanimidad y sin ninguna reserva (inicialmente el Gobierno pretendía excluir la prohibición del corte de los rabos de los perros, pero el PP se quedó solo y prefirió retirar la reserva); se acordó por mayoría absoluta instar al Gobierno a aprobar un proyecto de ley marco estatal de protección de los animales de compañía (que armonice al alza las 17 leyes autonómicas actualmente vigentes y recoja, al menos, una docena de medidas largamente demandadas por el movimiento animalista); y se aprobó por unanimidad la ‘proposición no de ley’  - promovida por APDDA y firmada por todos los grupos parlamentarios - para prohibir el comercio y tenencia de primates entre particulares y permitir la tenencia sólo a instituciones, centros de rescate, refugios u otras entidades expresamente autorizadas y legalmente reconocidas.

También se abrió el debate sobre la necesidad de reformar el Código Penal, en lo referente al maltrato animal, a pesar de haber sido ampliamente modificado en 2015. Entonces el trabajo de APDDA consiguió que se tipificara el delito de explotación sexual de animales (que recoge la zoofilia), entre otras mejoras, aunque no logró ampliar el tiempo de condena. En 2018, tras el escándalo de algunos casos especialmente graves que solo pueden ser condenados a penas ridículas que no conllevan el ingreso en prisión, tanto el PP como Unidos Podemos presentaron iniciativas, con el objetivo de incrementar las condenas, al menos en los casos más graves. En ese contexto, APDDA empezó a preparar su propia propuesta de reforma del Código Penal, con la colaboración de un equipo de juristas de la asociación INTERcids-Operadores Jurídicos por los Animales.


3.4 Asuntos pendientes

En la segunda mitad de 2018, el nuevo Gobierno, emanado de la moción de censura, abrió nuevas expectativas (principalmente, una Ley básica de Bienestar Animal, tal como se había reclamado desde APDDA a los nuevos responsables del Ministerio para la Transición Ecológica). Sin embargo, eran tiempos de inestabilidad parlamentaria y el rechazo a los Presupuestos Generales de 2019 precipitó el final de la XII Legislatura, dificultando el trabajo de la Asociación.

De esta forma, todo el trabajo de APDDA promoviendo las enmiendas elaboradas por INTERcids a la reforma del Código Civil para garantizar la descosificación de todos los animales, y que los ponentes habían asumido con un elevado nivel de consenso en fase de Ponencia, no llegó a aprobarse, al no dar tiempo de completar su tramitación.

Tampoco se pudo debatir la ‘proposición no de ley’ presentada por casi todos los grupos parlamentarios y que había promovido APDDA, con el apoyo de PRODA-Educación, para incluir la empatía hacia los animales en el currículum escolar, con el objetivo de prevenir y evitar conductas violentas. 

Tampoco se pudieron presentar las conclusiones del grupo de trabajo creado por APDDA, con la participación de diversas asociaciones, para abordar el vínculo existente entre el maltrato animal y otras violencias, como la violencia machista. 

Y tampoco pudo cristalizar nuestro trabajo para que, en el Proyecto de Ley de Protección Integral frente a la Violencia contra la Infancia - que estaba elaborando el Gobierno - se contemplara la prohibición a los menores de edad de participar y asistir a corridas de toros, festejos taurinos y escuelas taurinas, tal como ha instado a las autoridades españolas el Comité de Derechos del Niño de la ONU.