El diputado López de Uralde, de APDDA, pide la identificación de puntos negros de atropellos de fauna salvaje

[Comunicado]  09/02/2018


El diputado Juan López de Uralde, de la ‘Asociación Parlamentaria en Defensa de los Derechos de los Animales’ (APDDA), ha registrado una Proposición No de Ley solicitando la identificación de puntos negros de atropellos de fauna salvaje en las carreteras españolas y el establecimiento en éstos de pasos inferiores y superiores, para redirigir a la fauna.


Uralde denuncia que  el atropello en carretera “supone la pérdida de un gran número de  fauna silvestre, incluidas especies nativas y especies exóticas” y que, “en los últimos 30 años, los atropellos han superado a la cacería como la causa directa de mortandad  de vertebrados en tierra, por parte del ser humano”. Entre 2006 y 2012 se produjeron en España 74.600 colisiones de vehículos contra animales salvajes,  lo que representa un 8,9 % del total de accidentes de tráfico registrados en ese período.  Según  los  datos  de  la  Dirección  General  de  Tráfico, la media de incidentes con especies cinegéticas es de 5.224 en los últimos diez años.


Datos facilitados por las comunidades autónomas —proporcionados a través de la Guardia  Civil, los Mossos d’Esquadra y la Ertzaintza—revelan que  “los ungulados protagonizaron  el 85% de los accidentes, entre los que destacan los jabalíes y corzos, en un 79% de estos casos. Les siguen,  con  un  5 %,  carnívoros  grandes  y  medianos  como  el  zorro,  el  tejón  y  el  lobo  y,  de  forma  más  excepcional, el oso pardo y el lince”. En  el  caso  del  lince  ibérico,  los  atropellos  se  convirtieron, en 2017, en la primera causa de muerte no natural, por delante de la persecución directa por furtivismo y por la colocación de trampas ilegales como lazos. Así, de un total de los 34 linces que murieron en España en 2017, 21 fueron atropellados, asegura el diputado.


Uralde subraya que,  de  los  doce  linces  atropellados  en  Andalucía,  ocho  han  muerto  en  tres  puntos  de  la  A-IV,  la  N-420  y  la  A-301 – puntos negros -,  que  son  competencia  del  Ministerio de Fomento y en Castilla-La Mancha. Ahí han sido atropellados siete linces, tres de ellos en una única carretera.  Por tanto, ”la geolocalización de los accidentes muestra que los felinos siguen muriendo en los mismos lugares en los que las administraciones se comprometieron a actuar”.


APDDA