Los festejos taurinos acaban con la vida de una media de 36 toros al día en toda España

15/09/2009

"20 Minutos"


¿Fiestas o maltrato? Juzguen ustedes mismos. El año pasado, 13.349 toros y novillos murieron en los 3.295 celebraciones taurinas (corridas, festejos, festivales) que se llevaron a cabo. Son 1.182 muertes más que en 2007 y sale a una media de 36 toros fallecidos al día, según el informe del Ministerio del Interior Estadísticas taurinas correspondientes a la temporada 2008.

El año pasado murieron 1.182 más que en 2007Aunque en la mayoría de fiestas son los toros los protagonistas, otros animales también sufren vejaciones y maltratos. Según la Asociación Nacional para la Protección y el Bienestar de los Animales (Anpba), 60.000 animales al año son maltratados en lo que unos consideran "una aberración moral", y otros, "una fiesta cultural".

Eso sí, hay que reconocer que tras las presiones de ecologistas y algunos vecinos varios de estos festejos tradicionales se han suavizado. Desde el año 2000, el pueblo de Manganeses de la Polvorosa (Zamora) ya no arroja una cabra desde el campanario. Al menos de carne y hueso. Ahora lanzan una de cartón.

Aunque las muerte de los animales no son las únicas víctimas que hay que lamentar. En lo que llevamos de año, ocho personas han perdido la vida en diferentes encierros y capeas, son cuatro más que el año anterior. Además, un hombre de 43 años permanece muy grave en el Clínico de Valencia tras la cornada que recibió el domingo en las fiestas de Sagunto (Castellón).


Agonía en Tordesillas
 

A la lista de animales fallecidos se sumará este martes la del Toro de la Vega en Tordesillas (Valladolid). Unos 300 caballistas, la mitad con lanza, y otra veintena de personas a pie acabarán con la vida de un toro al que cercarán por todo el pueblo para evitar que sobrepase la línea que lo indulta de la muerte (lo que nunca ha sucedido).

Las protestas de las asociaciones protectoras de animales de los últimos días no han logrado frenar el cruel espectáculo. Pero no tiran la toalla, la Asociación Parlamentaria en Defensa de los Derechos de los Animales ha anunciado que presentará una moción para que al festejo se le retire su categoría de Fiesta de Interés Turístico Nacional.

Este diario intentó ponerse en contacto con el alcalde de la localidad y el concejal de cultura sin éxito.


Fiestas populares con animales


Las crueles...
  • El Toro de la Vega (Tordesillas, Valladolid): Persecución mortal. Se celebra en septiembre. Es una tradición del siglo XV. El toro es perseguido en la vega del río Duero por lanceros a caballo que tienen que matarlo. Hasta hace unos años, el que derribaba al animal se llevaba de premio los testículos.
  • El Toro de Medinaceli (Medinaceli, Soria): Toros de fuego. Se celebra en noviembre. Tradición del siglo XVI. El toro es atado por los cuernos para inmovilizarlo y encajarle así en la cabeza unos artilugios metálicos con grandes bolas de material inflamable. Los toros de fuego también son muy populares en Valencia, donde más de 140 municipios los incluyen en sus festejos.
  • Toros enmaromados. También llamados ensogados. Las reses son sujetadas por la cabeza para atarles los cuernos. Luego son arrastrados por las calles. Estos festejos son típicos en media España: Aragón, Navarra, La Rioja, Andalucía, Valencia y, sobre todo, en Castilla y León. El más famoso es el de Benavente (Zamora), en junio.
  • El Toro de San Juan (Coria, Cáceres). Como una diana. Se celebra en junio. El toro es soltado por el recinto amurallado de la ciudad y, como si fuese una diana, se le lanzan soplillos (gruesos alfileres) que se clavan en su piel. Después se le dispara un tiro. Esta es una fiesta que data del siglo XVI.

Las que ya no lo son...
  • La Cabra de Manganeses (Zamora). Lanzada desde el campanario. Desde el año 2000, el pueblo de Manganeses de la Polvorosa (Zamora) ya no arroja una cabra desde el campanario de su iglesia. Al menos de carne y hueso. Ahora lanzan una de cartón piedra.
  • Los Gallos de Guarrate (Zamora). Descuartizados. Los quintos del pueblo, en Zamora, pasaban a ser hombres montados a caballo y blandiendo una espada. Con ella tenían que descuartizar los gallos colgados en la plaza.
  • La Pava de Cazalilla (Jaén) Lanzada al vacío. Desde el siglo XIX los vecinos de esta localidad de Jaén tiran una pava desde el campanario de la iglesia. La tradición augura buena suerte para quien la atrape. El Ayuntamiento fue sancionado por permitirlo.  

 
VER NOTICIA