El Gobierno asegura que no interferirá en las competencias autonómicas en materia de protección animal

[Comunicado]  17/04/2017


También se congratula por la conservación de la fauna silvestre en los parques zoológicos españoles, obviando casos como el de Castellar de la Frontera (Cádiz) 

“La conservación de la fauna silvestre en los parques zoológicos” es “satisfactoria” y, por otro lado, no se "interferirá" en las competencias autonómicas y locales, para frenar el abandono de perros y gatos. Es decir, no se contempla la posibilidad de una acción coordinada. Con esta pasividad se ha pronunciado el Gobierno, en respuesta escrita a la senadora de APDDA, Vanessa Angustia, en materia de bienestar animal.

La senadora había preguntado, por un lado, si el Gobierno tenía previsto coordinar con los gobiernos autonómicos medidas para solucionar el alto número de abandonos de animales domésticos – y también exóticos -. Según señalaba en el texto, “en comunidades como Galicia, la Asociación Animalista Libera estima que se abandona una media de más de 14.000 perros y gatos en los últimos años”. Por ello, ponía énfasis en la necesidad de “un texto legislativo marco que contribuya a establecer unos criterios mínimos para combatir esta situación”, es decir, de una Ley marco estatal de Protección Animal, como la que lleva reivindicando APDDA desde hace años. Sin embargo, el inmovilismo del Ejecutivo es claro: “no se tiene conocimiento de la previsión de acciones coordinadas entre la Administración General del Estado y los gobiernos autonómicos en materia de persecución del abandono de animales mantenidos como mascotas” y “se señala que, en este ámbito, la Administración del Estado no debe interferir en las competencias autonómicas y locales”, apunta en su respuesta.

Por otro lado, Angustia también había interpelado al Gobierno sobre el “cumplimiento de la Ley 31/2003 de conservación de la fauna silvestre en los parques zoológicos”. En el texto, recordaba que en 2003 se promulgó la primera ley estatal sobre conservación y bienestar animal en parques zoológicos e instalaciones como los acuarios, “permitiendo que gran cantidad de estos lugares permanecieran abiertos, a pesar de no cumplir los requisitos mínimos coherentes de lo que se supondría en un centro de conservación de la biodiversidad”. Recuerda que “parques ilegales han continuado exhibiendo animales en cautividad, más como espectáculo circense que como intento de conservarlos, y algunos de ellos han sido clausurados con una grave tardanza”. Ante ello, el Ejecutivo se congratula recordando tres “notables ejemplos de contribución a programas de conservación en curso” (los zoológicos de Jerez, Santillana del Mar y de Madrid), pero obviando casos como el polémico zoo de Castellar de la Frontera (Cádiz).

APDDA