El senador Carles Mulet ha preguntado al Gobierno sobre el tráfico de Grandes Simios

[Proyecto Gran Simio - Comunicado]

El Gobierno responde ante una pregunta formulada al Gobierno por el Senador Carles Mulet sobre el tráfico de grandes simios. La respuesta del Gobierno carece de todo sentido ya que no contesta a ninguna de las preguntas formuladas por el Senador. 

El Gobierno se limita exclusivamente a decir lo que es CITES y lo que implica por parte de España en su participación, cosa que de sobra todos los que estamos defendiendo a los seres vivos no humanos conocemos perfectamente, sin necesidad de que el Gobierno lo diga. Por ello entendemos que sólo han contestado para rellenar el formulario sin implicarse en las cuestiones que se plantean en la pregunta, echando balones fuera sin sentido y sin ningún tipo de responsabilidad de cara a la información que se solicita públicamente desde los estamentos democráticos de nuestro país.

Lo que explica el Gobierno referente a los zoológicos, es de todo tímido y hace referencia exclusiva a la Ley que de nuevo todos conocemos. Pero la Ley de Zoológicos que se debiera revisarse y ampliar en un reglamento (que si es responsabilidad del estado) ya que como bien establece el artículo 4, es obligatorio la elaboración, desarrollo y cumplimiento de una serie de actividades que muchos zoológicos en España no tiene y otros la tienen pero no son revisados por expertos y técnicos responsables de medio ambiente y biodiviversidad, dejando muchas veces estas cuestiones en manos de los políticos de turno.

La pregunta formulada sobre el empleo de huellas dactilares a los grandes simios para así evitar la dificultad del tráfico de estos seres compañeros evolutivos de nuestra especie, NO CONTESTA.

Sobre que las multinacionales españolas deberían tener un sello de certificación en sus productos para todas aquellas que operen en territorio de las poblaciones de grandes simios o selvas tropicales, con el objetivo de que no hayan operado infringiendo leyes nacionales y sus buenas prácticas, NO CONTESTA.

Sobre el cese del programa de reproducción de los grandes simios en los zoológicos por no estar entre los objetivos la reintroducción de estas especies a los lugares originales de donde han desaparecido y que sin ello, solo la reproducción es un negocio comercial para los zoológicos e intercambio entre ellos según sus necesidades, rompiendo lazos familiares, NO CONTESTA.

Sobre el cese de la reproducción  en cautividad que lo único que hace es tener un ser vivo más en cautividad, NO CONTESTA.

El que los organismos oficiales del CITES como la Secretaría General dependan del Ministerio de medio Ambiente dentro de una Dirección General de Protección Animal donde existieran técnicos especializados y no como hasta ahora del Ministerio de Economía que solo busca las sanciones por contrabando tratando a los animales como meros objetos, NO CONTESTA.  

Esta es la transparencia de un Gobierno que contesta, no a las preguntas interpuestas, sino al bulto para salir del paso. Patético e irresponsable. Una vez más el Gobierno da puertas a las narices de los grandes simios, de nuestros hermanos los homínidos.

Desde el Proyecto Gran Simio, damos las gracias públicamente al Senador Carles Mulet por el apoyo a nuestro Proyecto y por haber entendido que los grandes simios y todos los seres vivos no humanos, son también indispensables para el desarrollo de la vida en nuestro planeta y que pueden existir fórmulas para combatir su destrucción. 

A continuación, se expone la pregunta realizada por el Senador al Gobierno y después la respuesta del Gobierno que parece no haber comprendido a sabiendas de  las preguntas que se les ha formulado.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 
22178 22/02/2017 09:48
PREGUNTA ESCRITA
(Artículo 160 del Reglamento del Senado) MULET GARCÍA, CARLES (GPMX)
XII
Expediente:
684/011681

D. CARLES MULET GARCÍA Senador designado por las Corts Valencianes, del GRUPO PARLAMENTARIO MIXTO, al amparo de lo previsto en los artículos  60 y 169 del Reglamento de la Cámara, presenta la siguiente pregunta con respuesta escrita:

Recientemente, la BBC News, en un reportaje de investigación que ha durado un año, ha comprobado "in situ" que el tráfico de especies de grandes simios y en concreto de chimpancés continua de una forma alarmante, al existir demandas de mascotas en domicilios particulares de gente adinerada o destinados a zoológicos, donde un bebe de chimpancé́ puede llegar a tener un precio como mínimo de 12.500 dólares. El costo de este tráfico como ya ha denunciado en muchas ocasiones el Proyecto Gran Simio, es terrible para las poblaciones en libertad ya que se asesinan a todos los adultos de la familia y del resto del grupo para que no impidan la captura del bebé. Una vez en poder de los furtivos, los adultos muertos son vendidos en mercados como carne de caza. Para obtener un bebé vivo, más de 10 adultos son sacrificados.

Esta investigación avala el informe presentado el pasado mes de septiembre de 2016 por el Proyecto Gran Simio en el cual se denuncia la desaparición de todas las poblaciones de Grandes Simios por diversas causas, entre ellas el tráfico furtivo y la destrucción de su hábitat.

En esta cadena que se extiende desde los cazadores furtivos, intermediarios, falsificación de documentos CITES de exportación, transporte y en ultima instancia los compradores, muchos de los bebes mueren de miedo, tristeza o de hambre. El destino de este tráfico internacional debido a la fuerte demanda y por sus altos precios en el mercado negro, se extiende a los países del Golfo, Asia sudoriental y China, siendo muchos de ellos blanqueados y pasando a formar parte de la población cautiva nacidos en los zoológicos y dirigidos después muchos de ellos a otros países.

Según el programa de naciones Unidas para el Medio Ambiente, unos 3.000 grandes simios (chimpancés, orangutanes, gorilas y bonobos) son extraídos de su hábitat con destino a la cautividad. Pero el número es mucho más alto de las cifras oficiales ya que no hay un control sobre sus poblaciones y además se añade la muerte de los adultos de su familia y su grupo. Por lo que para el Proyecto Gran Simio es la segunda causa de su extinción, siendo la primera la destrucción de su hábitat.

La obtención de permisos falsos, su comercio ilegal, la corrupción de los organismos oficiales, conexiones correctas de las redes, la facilidad de las leyes internacionales sobre la compra y venta de especies en peligro y los papeles CITES que son fáciles de falsificar e incluso de amparar más de un individuo utilizándolo las veces que sea necesario, hacen de este comercio ecocida un negocio redondo imparable.

Para Proyecto Gran Simio este tráfico de grandes simios que una vez más ha confirmado su veloz desaparición de su hábitat, el ser humano habrá́ completado el genocidio de la familia de los homínidos, quedando el Homo sapiens sapiens como el depredador de la vida y perdiendo para siempre a unos seres que tanto nos pueden ayudar a comprender nuestro camino evolutivo y que son parte de la propia historia de la humanidad.

"La sexta extinción de especies originada por la inconsciencia y brutalidad del ser humano, es un hecho lamentable en unos tiempos donde se supone que la sociedad se ha desarrollado hacia una inteligencia más elevada y tiene suficiente capacidad de información para poder proteger los ecosistemas esenciales para la vida en la Tierra. Ahora no se manda a la hoguera a nadie por decir que la tierra es redonda, pero nos comportamos exactamente igual permitiendo la desaparición de miles de especies a causa de nuestra hambre por destrozar los recursos naturales sin buscar otras soluciones viables y más inteligentes. Los grandes simios son parientes nuestros, tenemos un mismo ancestro común. Si los exterminamos estaremos cometiendo un grave error con este genocidio sin sentido. Detrás de ellos iremos nosotros", ha declarado Pedro Pozas Terrados, Presidente Internacional y Director Ejecutivo del proyecto Gran Simio en España.

Para Proyecto Gran Simio existen algunas soluciones que podrían evitar o al menos reducir el tráfico de grandes simios e incluso la destrucción de las selvas donde ellos y poblaciones indígenas habitan:

* Los grandes simios son las únicas especies que comparten con nosotros el tener huellas dactilares. Se propone que el CITES que acompañe a un chimpancé́, gorila, bonobo o orangután, tenga que tener una fotografía de su cara y su huella dactilar que son únicas en cada individuo, debiendo renovar el CITES cada cinco años con una nueva fotografía al igual que los hacemos los humanos. De esta forma es más difícil la falsificación de un CITES/Identidad de un Gran Simio.

* Las multinacionales que operen en los países donde haya pueblos indígenas, ecosistemas tropicales, poblaciones de grandes simios y de otras especies protegidas, deben de tener en sus productos elaborados, un sello que certifique sus buenas prácticas y respeto con los animales, los humanos y los ecosistemas. El sello deberá́ ser entregado por un Comité́ científico independiente y compuesto en su mitad más uno por ONGs conservacionistas.

* El cese de los Programas de reproducción para los grandes simios en los zoológicos, ya que no sirven para la conservación de los mismos, sino como un negocio de intercambio entre zoológicos cuya finalidad es estar siempre cautivo y trasladándolos de un lado a otro rompiendo lazos familiares. Donde hay que poner esfuerzos es en la protección de las poblaciones en libertad. Por ello se debe cesar igualmente los intercambios que se realizan de forma constante de grandes simios entre zoológicos para evitar que entren posibles especies "blanqueadas" de tráfico ilegal.

* La reproducción en cautividad debe cesar. De esta forma no se originará un nuevo ser cautivo que en nada tiene que ver con su propia especie y que será́ mantenido en cautividad hasta el fin de su vida. La jaula que quede vacía, debe quedar vacía para siempre.

* Que los Organismos que se dediquen al control de especies amenazadas dependan del Ministerio de Medio Ambiente bajo la dirección de técnicos especializados y no del Ministerio de Economía que solo vela por el interés económico.

Por todo ello se pregunta, ¿Dentro de sus estrictas competencias, qué medidas piensa adoptar el Gobierno al respecto?