El Gobierno justifica con la ‘Ley Mordaza’ las multas de 6.000€ a manifestantes antitaurinos de Castellón

[Comunicado]  30/03/2017

El Gobierno ha ratificado que las multas de 6.000€ a más de una treintena de ciudadanos que se manifestaron pacíficamente contra el ‘toro embolado’ de Olocau del Rei (Castelló) quedan “justificadas” por la aplicación de la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana, a partir de la recepción de las actas de denuncia de la Guardia Civil sobre los hechos sucedidos el 5 de diciembre de 2015. Ha sido en respuesta a la pregunta escrita del senador de la ‘Asociación Parlamentaria en Defensa de los Animales’ (APDDA), Carles Mulet, quien en septiembre de 2016 pedía al Ejecutivo su opinión sobre estas sanciones tan elevadas, simplemente por manifestarse contra el maltrato animal, y preguntaba si “pretendía callar las críticas” ante estos hechos de tortura, “a base de multas”.

En el texto, Mulet denunciaba que estos hechos eran “un nuevo intento de emplear la llamada Ley Mordaza [Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana] para acallar el activismo y la disidencia de opiniones sobre lo que al Partido Popular le parece una tradición digna de conservación, apoyo y subsidio” y catalogaba de “estrambótica” la cantidad de 210.000 euros – resultado de la suma de todas las sanciones – “por el mero hecho de mostrar una disconformidad con el maltrato hacia los animales en festejos públicos”.

El Gobierno justifica que las conductas multadas se encuentran tipificadas en los artículos 36.1 y 37.1 de la citada Ley, que hacen referencia a “la perturbación de la seguridad ciudadana en actos públicos, espectáculos deportivos o culturales, solemnidades y oficios religiosos u otras reuniones a las que asistan numerosas personas, cuando no sean constitutivas de infracción penal” y a “la celebración de reuniones en lugares de tránsito público o de manifestaciones, incumpliendo lo preceptuado en los artículos 4.2, 8, 9, 10 y 11 de la Ley Orgánica 9/1983, de 15 de julio, cuya responsabilidad corresponderá a los organizadores o promotores”. Estos últimos artículos hacen referencia al “buen orden de las reuniones y manifestaciones” y a los formalismos para petición de permisos de manifestaciones.

APDDA